Probióticos y deporte, una combinación perfecta

Probióticos y deporte, una combinación perfecta ComentarioComentarios

¿Qué son los probióticos?

En nuestro aparato digestivo residen billones de bacterias, se estima que pesan más de 1 kg. y nuestra flora intestinal y sus seres vivos están siendo objeto de numerosos estudios relacionados con la  salud y también con el deporte. Las bacterias componen lo que se conoce como el microbioma intestinal, existiendo bacterias buenas que se encargan de mantener la mucosa de los intestinos para que pueda protegernos de las bacterias nocivas. Que la membrana intestinal esté en óptimas condiciones es fundamental no solo para que se realice adecuadamente la digestión de los nutrientes, sino también para que el sistema inmune trabaje de forma adecuada, sin sobrecargas. 

Las bacterias probióticas o "los probióticos" son microorganismos vivos que afectan beneficiosamente a la microbiota intestinal y están recomendados para combatir lo que se conoce como intestino permeable. La membrana estomacal actúa como un filtro o barrera permitiendo por un lado la correcta absorción de los nutrientes y por otro impidiendo que los microbios pasen a través del intestino delgado al torrente sanguíneo, lo que compromete a nuestro sistema inmune.

Los antibióticos destruyen no solo las bacterias dañinas sino también las benéficas, lo que da como resultado efectos negativos en otros ámbitos.

Relación entre el estado de nuestra microbiota y nuestra salud

Las investigaciones encuentran relación entre el estado de nuestra microbiota y determinadas patologías que cursan con problemas digestivos, cansancio crónico, respuesta inflamatoria exacerbada, infecciones, reacciones alérgicas, obesidad  e incluso depresión. También hay estudios que demuestran que la administración en recién nacidos de probióticos, puede reducir los niveles de inmunoglobulina (IgE) y proteger contra las alergias hereditarias, pero no  contra el asma.( 1*).

El estómago utiliza el ácido para matar las bacterias patógenas, virus y hongos que causan las enfermedades y los alimentos excesivamente azucarados, las grasas hidrogenadas, el estrés, los ejercicios extenuantes y la edad avanzada reducen la acidez estomacal, aumentando la cantidad de bacterias perjudiciales que afectan al sistema inmune. También se sabe que los antibióticos destruyen no solo las bacterias dañinas sino también las benéficas, lo que conlleva una debilidad de la microbiota.

Respecto al deporte hay estudios (2*) que confirman que los probióticos pueden atenuar las infecciones del tracto respiratorio, reducir las alteraciones gastrointestinales durante el esfuerzo en triatlones de larga distancia y la reducción de la respuesta inflamatoria post ejercicio. Los problemas gástricos relacionados con el esfuerzo, especialmente durante la carrera a pie se explican por la reducción del flujo sanguíneo al aparato digestivo en pro de los músculos de las piernas. Esta reducción de la cantidad de sangre afecta a la acidez de la mucosa, debilitando la barrera intestinal aumentando su permeabilidad. Se sabe que una proteína llamada "zonulina" está relacionada con el aumento de la permeabilidad intestinal y con una mayor susceptibilidad de padecer enfermedades infecciosas y autoinmunes como pudiera ser los problemas respiratorios que tienes. Reducir esa permeabilidad, bien sea inducida por el ejercicio o debida al estrés o a malos hábitos alimenticios mediante la ingesta de las bacterias aprovechando su potencial biológico, resulta de sumo interés.

Encontrar suplementos probióticos que mejoren la respuesta inmune y que reduzcan los efectos negativos que el estrés determinados esfuerzos físicos ocasionan en el organismo, es un desafío para la industria probiótica que trata de encontrar la combinación de cepas de bacterias más eficaz en cada caso. Respecto al rendimiento los estudios no encuentran diferencias significativas entre los deportistas que usaron suplementos probióticos y el placebo de forma directa. Pero si constatan que su ingesta influye en la capacidad de absorción intestinal de calcio y de otros minerales. Esto nos puede llevar a la conclusión de que un déficit en determinadas cepas bacterianas puede ser la causa de carencias nutricionales que pueden afectar negativamente al sistema inmune, al transporte de oxígeno, a la contractilidad del corazón o llegar a ser la causa de efectos adversos como es el hecho de sufrir contracturas musculares.

Test de los productos probioticos de Omni-biotic

OMNi-BiOTiC 6 

  • ¿Para quién es adecuado OMNi-BiOTiC® 6?

Nuestras bacterias intestinales realizan tareas vitales como la formación de una barrera intestinal contra gérmenes extraños, la eliminación de toxinas y venenos, la ingesta y la producción de importantes sustancias vitales. Pero las bacterias pueden ser expulsadas del intestino (entre otras cosas, mediante una dieta no saludable, el estrés, los medicamentos) y como resultado se desarrolla una disbiosis, o un "desequilibrio". La consecuencia es que los gérmenes dañinos se pueden multiplicar más fácilmente, los nutrientes no se absorben bien y la barrera intestinal se debilita afectando al sistema inmune ; en estos casos, el suministro de bacterias intestinales altamente activas es apropiado.

  • ¿Cómo funciona OMNi-BiOTiC® 6?

OMNi-BiOTiC® contiene seis cepas indicadoras de microorganismos altamente activas y muy activas que colonizan el intestino.  Se recomienda tomarlo por la mañana antes del desayuno y o por la noche, antes de acostarse. Se mezcla 1 cucharada de polvos en un vaso de agua y se espera 10 minutos para que se active

* 6 cepas bacterianas con al menos 2 mil millones de organismos por 1 porción (= 2 g) y 4 mil millones de organismos por 2 porciones (= 4 g): 

Bifidobacterium animalis W53 
Lactobacillus acidophilus W55 
Lactobacillus salivarius W57 
Enterococcus faecium W54 
Lactococcus lactis W58 
Lactobacillus casei W56

No contiene proteína animal, gluten, levadura o lactosa. Adecuado para diabéticos, alérgicos a la leche, niños y durante el embarazo / lactancia.


  • Tamaño del paquete
  • 60 g de polvo en el vaso 
  • Complemento alimenticio con simbiontes intestinales altamente activos.
  • Precio on line 33,90€

Energía OMNi-BiOTiC® I Fuerza desde el intestino

  • ¿Para quién es adecuado OMNi-BiOTiC® POWER?

El ejercicio diario al aire libre definitivamente fortalece el sistema inmunitario, mientras que los sobreesfuerzos y las competiciones pueden tener el efecto opuesto. El estrés físico y mental también pueden conducir a un "desplazamiento" de la sangre a las extremidades y, por lo tanto, a un suministro insuficiente de sangre al tracto intestinal. Se produce entonces una "inflamación silenciosa" y las bacterias intestinales mueren, la mucosa intestinal ya no está adecuadamente protegida. El resultado es un llamado "intestino permeable". Los microorganismos dañinos y los alérgenos pueden entrar libremente en el torrente sanguíneo sin obstáculos o penetrar en los vasos linfáticos, abriéndose la barrera para todo tipo de enfermedades y haciendo que uno se sienta agotado y note los efectos de la respuesta inflamatoria.

  • ¿Cómo funciona OMNi-BiOTiC® POWER?

El suministro regular al intestino de bacterias probióticas puede ayudar a reducir la inflamación y mantener las membrana intestinal y su mucosa en buen estado, impidiendo que los gérmenes extraños penetren en el organismo. Esto ayuda a reducir la inflamación y la susceptibilidad a las infecciones disminuye.

OMNi-BiOTiC® POWER contiene seis cepas bacterianas específicamente seleccionadas y científicamente investigadas con el siguiente efecto confirmado por estudios:

  • Mejora la función de barrera de la mucosa intestinal
  • Reducir la producción de inmunoglobulinas inflamatorias
  • Eficaz antioxidante.

Todos estos efectos se demostraron para OMNi-BiOTiC® POWER en un estudio publicado en American Journal for Sport Nutrition

* 6 cepas bacterianas con al menos 10 mil millones de organismos por 1 porción (= 4 g): 
Enterococcus faecium W54 
Lactobacillus acidophilus W22 
Lactobacillus brevis W63 
Lactococcus lactis W58 
Bifidobacterium bifidum W23 
Bifidobacterium lactis W51

No contiene proteína animal, gluten, levadura o lactosa. Adecuado para diabéticos, alérgicos a la leche, niños y durante el embarazo / lactancia.


Precio on line 31,90 €

Conclusión:

Si lo que se pretendía leer es que he notado más fuerza, más energía o mejor respuesta de mi sistema inmune tras probar estos productos de Omni Biotic, va a ser que no.
Que tenía claro antes de comenzar el test de que la mayoría de los supuestos beneficios de estos preparados no eran tales, se confirma. Reconozco que en mi caso es difícil diferenciar si mi salud que considero "buena en general" se ha visto mejorada por estos suplementos de bacterias o se debe a mi alimentación sana, variada y equilibrada en la que procuro ingerir bacterias lácticas como kéfir y verduras fermentadas a diario. Me parece que tener que tomar de forma artificial todos los días estos preparados antes del desayuno requiere un esfuerzo y un habito constante es difícil de mantener en el tiempo a parte de su elevado precio. Pero sin embrago "sí que los recomendaría para aquellas personas que estén pasando por periodos de estrés, deportistas en épocas de máxima carga o competiciones, para personas en las que noten que su sistema inmune este un poco flojo y en especial a aquellos que no consumen a diario la suficiente fruta y verdura como para tener una microbiota variada y saludable".

Respecto a sus beneficios, hay consenso en admitir que las "buenas" bacterias aseguran que la membrana mucosa intestinal se mantenga en óptimas condiciones para que el sistema inmune funcione bien y se realice una correcta digestión. Estas bacterias protegen de las infecciones al cambiar el pH de la flora intestinal y construyen una barrera más resistente ante las bacterias malas. Además promueven la formación de inmunoglobulinas fortaleciendo la mucosa y reduciendo la probabilidad de padecer alergias. Según las últimas investigaciones, el microbioma intestinal también tiene relación con el sistema nervioso, nuestro estado de ánimo, la percepción del dolor y la forma en la que se utilizan nuestros alimentos teniendo protagonismo en la obesidad.

El aparato digestivo puede reaccionar a un cambio en una sola cepa de bacterias que afecte a todo el microbioma. Al respecto hay investigaciones de que ese desequilibrio bacteriano puede ser la causa de inflamación intestinal crónica, obesidad, diabetes, asma y otras enfermedades autoinmunes, y que incluso juega un papel en la gestión de las emociones y de los procesos mentales. Recientemente se ha denostado que el ejercicio físico cambia la composición microbiana intestinal, independientemente de la dieta de forma potencialmente beneficiosa. Y que las bacterias del ácido láctico, comúnmente utilizadas como probióticos para mejorar la salud digestiva, pueden ofrecer protección contra diferentes subtipos del virus de la influenza A, y una menor replicación del virus en los pulmones, según un estudio dirigido por la Universidad de Georgia.

Según Ismael Galancho algunas causas que pueden causar permeabilidad intestinal y por tanto favorecer la inflamación son el abuso de medicamentos como los antibióticos o AINEs (antiinflamatorios no esteroideos), alcohol, o dietas no saludables con exceso de azúcar refinada, grasas trans etc (adjunto imagen). De hecho, se ha podido comprobar como deportistas que consumían Ibuprofeno tras pruebas de ultraresistencia aumentaban su inflamación a medio plazo, ya que los AINEs aumentan la permeabilidad intestinal y por tanto la inflamación.


Galancho 2017

Pero como en todos los temas, me gustaría advertir que la Autoridad Europea de seguridad alimentaria (EFSA), a través de su panel de expertos en nutrición, alergias y dietéticos, presentó en el 2008 un informe en el que demostraban que más del 80 % de las sustancias que la industria alimentaria vende como probióticos, sus efectos no estaban demostrados científicamente. Mientras se investiga más al respecto, lo que sí recomiendo es introducir en la alimentación más probióticos de forma natural a través de verduras fermentadas, encurtidos, kéfir, etc y más prebióticos aumentando la ingesta diaria de alimentos vegetales ricos en fibra e hidratos de carbono no digeribles, como los beta-glucanos de la avena o la  cebada, que además de reducir el colesterol permitirán alimentar a tus bacterias beneficiosas y mejorar la barrera intestinal y con ello tu salud en general.
Por todo ello desde mi experiencia tener una microbioma lo suficientemente fuerte, variada y equilibrada es clave para la salud.

Con la colaboración de OMNI-BIOTIC

  • Referencias:

* 1. Probiotics May Protect Infants From Allergy, but Not Asthma. Pediatrics. 2013.

* 2. Probiotic supplementation affects markers of intestinal barrier, oxidation, and inflammation in trained men; a randomized, double-blinded, placebo-controlled trial
M.Lamprecht y col. Journal of the International Society of Sports Nutrition.2012

Ismael Galancho 2017

Deja tu comentario

Tienes que estar registrado para poder comentar

© MUNDOTRAINING Copyright 2017.