6 síntomas de deshidratación durante el entrenamiento

6 síntomas de deshidratación durante el entrenamiento ComentarioComentarios

Una de las causas más comunes por las que muchas deportistas no consiguen rendir a su máximo nivel se debe a una falta de líquido en el organismo. Cuando se realiza ejercicio físico se deben reponer los líquidos perdidos antes de que se produzcan síntomas de deshidratación y sea demasiado tarde.

Por muy pequeña que sea la deshidratación, ésta puede afectar a tu rendimiento e incrementar el riesgo de lesiones. Debido a ello, si se presentara alguno de los siguientes síntomas que detallamos a continuación, es muy probable que esté faltando líquido en tu cuerpo. Aquí tienes seis potenciales síntomas de deshidratación mientras realizas ejercicio físico.

Color de la orina

Si el color de tu orina es amarillo pálido indica que has bebido suficientemente, mientras el color amarillo intenso indica que no has bebido durante las horas anteriores. Por este motivo, la primera orina de la mañana suele ser tan oscura, ya que al dormir, pasas alrededor de 8 horas sin ingerir líquidos.

Sequedad en la boca y sensación de tener sed

Los principales síntomas de deshidratación son sequedad en la boca y sensación de tener sed. Debido a ello, cuando vas a realizar cualquier actividad física es importante beber suficiente líquido no sólo antes de comenzar el ejercicio, sino también durante la realización del mismo, con la finalidad de lograr de lograr el mejor rendimiento posible y evitar posibles lesiones.

Sensación de cansancio o fatiga

Si sientes que no tienes la suficiente energía antes de empezar a realizar ejercicio o padeces una cierta sensación de cansancio o fatiga aunque la intensidad de tu sesión de entrenamiento no sea muy alta, puede ser otro indicio de deshidratación. La carencia de agua en tu organismo reduce tu nivel de energía, lo que implica que cada músculo de tu cuerpo no se está oxigenando de la manera adecuada.

Dolor de cabeza

La falta de líquido en tu organismo puede provocar una incorrecta circulación sanguínea lo que se traduce en un leve dolor de cabeza. Aunque pudiera estar causado por otras razones, si en algún momento de tu sesión de entrenamiento sintieras un ligero dolor de cabeza, procura hidratarte cuanto antes.

Frecuencia cardíaca elevada

El agua de tu organismo contribuye a la circulación sanguínea y, de este modo, regula la temperatura corporal de manera eficiente. Cuando estás deshidratado el esfuerzo que realizas -aunque la intensidad de tu entrenamiento sea igual a la de siempre-  es mayor y tu frecuencia cardíaca o pulsaciones se disparan más allá de lo normal. Por ello, para tener en cuenta este síntoma primero deberías monitorizar tu frecuencia cardíaca habitual a la hora de entrenar.

Descubre los 8 beneficios de entrenar con un pulsómetro

Mareos y náuseas

La sensación de mareo o las náuseas apuntan a una deshidratación muy severa. en este caso lo más aconsejable es parar la actividad física que estés realizando, ya que más allá de los riesgos que pueden implicar por sí mismos, el grado de deshidratación puede poner en serio riesgo tu salud.

Deja tu comentario

Tienes que estar registrado para poder comentar

© MUNDOTRAINING Copyright 2021.