Cinta de correr: ¿Cómo elegir la más adecuada?

Cinta de correr: ¿Cómo elegir la más adecuada? ComentarioComentarios
Viernes, 12 de febrero 2016

cintas para correrCon la llegada de la lluvia y el frío que nos traen el otoño y el invierno son muchas las personas que renuncian a salir a la calle para practicar su principal ejercicio físico, generalmente correr y, en otros casos, caminar a ritmo ligero. Sin embargo, hay gente que desea seguir realizando algo de actividad física durante la semana para seguir manteniéndose en forma, a pesar de las inclemencias meteorológicas que nos acompañarán durante los próximos meses.

Muchas mujeres tienen claro que quieren continuar practicando running o jogging y se plantean hacerlo en su propio hogar, sin necesidad de pisar la calle por miedo a resbalones, caídas o lesiones. Y llegados a este punto es cuando consideran comprarse una cinta para correr pero no tienen la más remota idea de cómo elegir la más adecuada, aquella que será capaz de satisfacer todas sus necesidades. Desde esta web queremos daros unos pequeños consejos, antes de entrar en detalles más técnicos, que os permitirán determinar el tipo de cinta que necesitáis para que vuestra compra sea lo más acertada posible, así como una serie de ventajas que justifican la inversión.

En primer lugar, es conveniente hacer un pequeño análisis de una misma definiendo tanto su nivel deportivo y el uso ocasional, regular o intensivo que le dará a la cinta en función de sus objetivos previamente definidos: perder peso, mantenerse en buena condición física o como una actividad complementaria a la práctica de otros deportes. Por otra parte, las ventajas de adquirir una cinta para correr en casa son diversas. A continuación enumeramos algunas de ellas:

Puedes correr al ritmo que quieras y cuando quieras, sin salir de tu casa, sin pasar frío ni mojarte.

Es un aparato deportivo accesible para casi todos los bolsillos, seguro y confortable.

La amortiguación es bastante mejor que si corrieras en la calle sobre asfalto. Tus rodillas y articulaciones lo agradecerán.

Es una inversión a largo plazo.

Escoge la cinta en función del tipo de ejercicio

En cualquier caso, la elección de una cinta siempre deberá responder a la siguiente pregunta: ¿Qué disciplina deportiva quiero entrenar? En función de si la queremos para practicar running, jogging, marcha o una combinación de algunas de ellas, elegiremos aquella que más se adapte al tipo de ejercicio que deseamos practicar.

Por tanto, dependiendo de la disciplina deportiva, los objetivos marcados y el uso que vayas a darle necesitarás un tipo de cinta u otra, cuyo precio y características técnicas como la potencia del motor, la superficie de carrera o la estructura serán totalmente diferentes.

Por lo general, las cintas para andar suelen ser más compactas y robustas que las cintas para running. Existen dos tipos: con motor y sin motor.

Tal vez te interese: 

Cintas de correr baratas en AMAZON desde 179 ?

Cinta para correr

En este tipo de cintas siempre va a haber un motor integrado que desempeña una función imprescindible pudiendo llegar a alcanzar velocidades de hasta 22 kilómetros por hora. En función de la gama y segmento, algunas de ellas incorporan la opción de visualizar en una pantalla la velocidad y las calorías quemadas, también existe la posibilidad de inclinarlas e incluso venir equipadas con un monitor de frecuencia cardíaca. 

Tal vez te interese: Correr en cinta o correr al aire libre: Ventajas y desventajas

Cinta para andar con motor incorporado

En este tipo de cintas, un motor es el encargado de arrastrar la superficie de carrera. La velocidad mínima es de 1 kilómetro por hora, en todo momento es constante y la determina la propia persona. La mayor ventaja es que tienes la opción de caminar en llano, resultando la experiencia de usuario muy confortable.

Cinta para andar sin motor

En esta clase de cintas, el mecanismo que la hace avanzar es el apoyo del pie en la superficie de carrera. La razón de que estén inclinadas es para favorecer el movimiento. Generalmente son cintas más ligeras, pero no ofrecen la opción de caminar en llano. Tienen ciertas limitaciones, en función del tipo de modelo.

Superficie de carrera

En función de lo lento o rápido que camines o corras, la superficie de carrera deberá adaptarse a tu práctica. Si caminamos a un ritmo de entre 1- 6 kilómetros por hora, una superficie de 100x40 centímetros será más que suficiente. Para un ritmo algo mayor entre 6 y 8 kilómetros por hora, necesitaremos una superficie algo mayor 120x40 centímetros. Y si lo que pretendemos es correr llevando un ritmo superior a 10 kilómetros por hora, elige la superficie de 130x45 centímetros.

Potencia del motor

A mayor velocidad, mayor será la potencia del motor que necesites, que a su vez viene condicionada por el peso del usuario. Conviene diferenciar y estudiar en cada caso la potencia continua o permanente que entrega el motor y la potencia puntual, en un determinado momento de aceleración.

Inclinación

Posibilita variar el entrenamiento pudiendo hacer recorridos en ascensión. Existe la inclinación con ajuste en modo manual, en la que es necesario detener la máquina para regularla, y con ajuste en modo automático, regulándose ella por sí sola durante el ejercicio.

Amortiguación

Las cintas para correr de una cierta calidad llevan integrado un sistema de amortiguación que minimiza los impactos sufridos en rodillas y articulaciones. La amortiguación será diferente en cada máquina y vendrá determinada por el tipo de disciplina para la que ha sido diseñada. Por ejemplo, para caminar será suave, proporcionándote una sensación de confort. Sin embargo, para running será más dura, favoreciendo el impulso en cada zancada.

Pantalla

Dependiendo del modelo de cinta, contará con una pantalla de un tamaño determinado, que será de mayor o menor calidad, dónde se mostrará información referente a los registros de tu práctica deportiva: velocidad, distancia recorrida, tiempo, estimación de calorías consumidas, frecuencia cardíaca, etc.

Estabilidad

La estabilidad dependerá del peso de la cinta. Cuanto más pesada sea, más estabilidad te proporcionará. Su base -ancho y largo- también es un criterio muy importante a tener en cuenta.

Espacio en casa

Un aspecto muy importante que no debemos pasar por alto es el espacio físico que ocupará la cinta para correr, tanto cuando sea utilizada como cuando decidamos guardarla en algún rincón de la casa. La inmensa mayoría de las cintas incorpora un sistema de plegado y desplegado ofreciendo la posibilidad de doblar la superficie de carrera, lo que te permitirá guardarla debajo de la cama. Por otra lado, muchos modelos vienen equipados con ruedas para facilitar su desplazamiento.

Deja tu comentario

Tienes que estar registrado para poder comentar

© MUNDOTRAINING Copyright 2019.