Infecciones de piel: extrema las precauciones en la piscina

Infecciones de piel: extrema las precauciones en la piscina ComentarioComentarios
Martes, 12 de abril 2016

Durante el invierno, una de las prácticas deportivas más extendidas entre los aficionados al deporte es la natación en piscina cubierta. Eso de estar bien resguardados bajo techo y los beneficios que este ejercicio aporta a nuestro organismo son sus grandes puntos a favor.

Aunque también se trata de un deporte de bajo impacto, ya que nuestros músculos y articulaciones sufren en menor medida, no está exento de lesiones. Ni tampoco de enfermedades relacionadas con la piel. Y en este punto es donde centramos nuestro interés para poner de relieve los riesgos que la piscina tiene sobre nuestra piel.

Tendremos que tener especial cuidado si nuestra piel es delicada. El cloro puede resultar irritante y para minimizar riesgos es conveniente una ducha de agua fría o con el uso de productos emolientes después del baño.

Y es que toda precaución es poca, si queremos evitar las infecciones de la piel cuando vamos a la piscina. A continuación enumeramos las afecciones más comunes que se producen en estas instalaciones. Y es que el primer paso para prevenirlas es saber cuáles son.

  • Pie de atleta. Se pueden identificar fácilmente porque son como una especie de ampollas, que suelen localizarse en la planta y entre los dedos del pie. Son un tanto dolorosas y vienen producidas por un hongo, conocido como Trichophyton Rubrum. Como medidas preventivas es obligatorio el uso de chanclas tanto en la piscina como en los vestuarios. Y conviene secarse bien los pies, incidiendo sobre la zona de entre los dedos.
  • Dermatitis. Una de las infecciones de la piel más conocidas. Produce picor y una erupción más bien rojiza. En principio no requiere tratamiento médico porque tiende a desaparecer en pocos días. Aunque si observamos que ésta persiste, deberemos hacer una visita al médico. El bañador puede ser el principal foco de infección. Así que la recomendación va encaminada a que aclaremos el bañador con agua y jabón, una vez que hayamos salido de la piscina.
  • Tiña del cuero cabelludo. Se trata de una infección exclusiva de los hombres. Sus síntomas más claros son pequeñas calvas alopécicas con escamas y de un color rojizo. El hongo microsporum audonini es el gran culpable del brote de esta enfermedad. Como se transmite por contacto directo, la mejor opción consiste en evitar el uso de peines y toallas de otras personas.
  • Verrugas. Esta infección de la piel también es una de las más habituales en lugares húmedos y contaminados como pueden ser las duchas y los bordes de la piscina. Viene originado por un virus de la familia Papovavirus y se contagian por contacto directo. No presenta sintomatología, y las manos, rodillas, dedos y la planta del pie son las partes del cuerpo donde más suelen aparecer. Imprescindible el uso de chanclas, así como no usar toallas y prendas prestadas de otras personas para evitar su contagio.
  • Candidiasis. Se trata de una infección generada por el hongo candida albicans, y que originan complicaciones mínimas como el enrojecimiento, la picazón y el malestar. Suele presentarse en el oído, la boca, entre los dedos y en las zonas genitales. Lo más recomendable es acudir al médico para que nos recete un fármaco antifúngico apropiado.
  • Acné. Las personas que tienen acné deben saber que la exposición durante largos periodos al cloro puede empeorarlo.

Con todas estas infecciones de la piel, la mejor prevención reside en extremar las precauciones y mantener una correcta higiene tanto al entrar como al salr de la piscina.

¿Tienes problemas en la piel cuando vas a la piscina? Cuéntanos tu caso en el foro y trataremos de ayudarte

Deja tu comentario

Tienes que estar registrado para poder comentar

© MUNDOTRAINING Copyright 2019.