Pisada pronadora, supinadora o neutra ¿cuál es tu tipo de pisada?

Pisada pronadora, supinadora o neutra ¿cuál es tu tipo de pisada? ComentarioComentarios

Cuantas veces pasa entre deportistas que creemos que pisamos bien o que nos dijeron en su momento que nuestra pisada era " neutra" y ahora no es así y muy probablemente en su momento tampoco lo era.... y esto nos ha podido ocasionar lesiones o llevado en más de una ocasión a padecer lesiones por sobrecarga.

Mi opinión es que debemos hacer una sencillade cómo es nuestra huella plantar y cómo pisamos y ante problemas en las articlaciones o musculatura de piernas, cadera o espalda debemos acudir a un podólogo deportivo que pueda analizar nuestra pisada preferiblemente en carrera. Un análisis biomecánico en profundidad puede evidenciar desequilibrios que a simple vista o en posición estática pasan desapercibidos.

El pié con sus 28 huesos es un engranaje perfecto que se adapta a las características morfológicas y técnicas del deportista, al terreno y a la velocidad de carrera. Su principal función es la de permitir el desplazamiento pero al mismo tiempo debe de ser capaz cuando corremos de amortiguar entre 2 y 5 veces el peso del cuerpo y de mantener el equilibrio cuando nos detenemos. Sabemos que los pies peor estructurados son los que más fácilmente provocan lesiones al transmitir los impactos al resto de articulaciones en vez de absorberlos.

El denominado retropié o talón está formado por los dos huesos más grandes del pie. Es el astrágalo colocado sobre el calcáneo el que trata de repartir las cargas que recibe al resto de huesos del pie tras el impacto del talón contra el suelo. En el talón es donde empiezan a producirse los movimientos de pronación o supinación que tanto afectan a la dinámica del pie y a la salud de los atletas...

En la mayoría de los casos estos huesos basculan hacia el interior (pronación) ya que este movimiento es necesario para permitir absorber el impacto, repartir las cargas y adaptarse al terreno. Esta basculación hace que la tibia rote internamente, que la rodilla se flexione y que la cadera se desplace hacia delante teniendo repercusiones negativas en todas las articulaciones y músculos (aparecen sobrecargas en los gemelos y sóleo, periostitis, tendinitis del tibial posterior, etc...) e incluso pueden provocar molestias en la columna vertebral. Por este motivo si el movimiento de pronación excede lo que se considera como normal se habla de hiperpronación o sobrepronación siendo evidente un "derrumbe" del pie hacia el interior; es en estos casos necesario además de un calzado específico, hacerse unas plantillas que corrijan esa alteración de la pisada.

En la mayoría de los casos de pronación moderada recomiendo además de por supuesto adquirir unas zapatillas que controlen la pronación (mediante un reforzamiento de su estructura interna), es colocar unas cuñas de ortopedia en la parte interna del talón. Estas cuñas estabilizan de inmediato el calcáneo permitiendo distribuir mejor las cargas al astrágalo y este a su vez al resto del pie evitando que "otras zonas" sufran las tensiones generadas por una mala disposición biomecánica. Además de este truco Xavi, te recomiendo que pruebes las medias de compresión ya que te ayudarán a mantener tus músculos en una buena disposición, así como favorecerá el retorno venoso lo que repercutirá positivamente a la hora de recuperarte de las molestias por sobrecarga que padeces. Saludos¡

Encuentra gratis tu asesor especialista de calzado de atletismo Runnea.com

 

Deja tu comentario

Tienes que estar registrado para poder comentar

© MUNDOTRAINING Copyright 2019.